Lo que recuerda el 18 de Julio: una República desastrosa | DIONISIO PÉREZ-VILLAR

Josep Pla

Josep Pla

Curiosamente ahora, cuando parece que soplan vientos de olvido sobre el magnífico episodio de nuestra Transición democrática de la ley a la ley y que mereció la aprobación internacional, empiezan a moverse unos marxistas desmemoriados pero interesados. Pretenden, poniéndose pieles de cordero, que se olvide el 18 de Julio de 1936 y salgan de la memoria nacional los monumentos y señales públicas de dicho momento crítico para España. Por favor, un poco de respeto para la Historia. Tienen tal altivez ideológica, pero también tanta desfachatez histórica, que habrá que sacarles del error. Y de paso recordar muchas cosas previas para que especialmente los jóvenes no cometan la ingratitud histórica de olvidar los inmensos sacrificios que pasaron muchos españoles. Explicando bien por qué llegó lo del 18 de Julio para que todos, todos, los españoles sepan de verdad lo que ocurría previamente, desde el 14 de Abril de 1931.

Nada mejor nos ha parecido que volver a leer un título de José Plá, Historia de la II República, empezando por recordar que gracias al comportamiento de la Guardia Civil y del Ejército fue posible su advenimiento y proclamación consecuente. Detalle importante que se ha difundido muy poco. Entre vivas a la Libertad con cantos jubilosos y la actitud de Guardia Civil y Ejército en Madrid y resto de España, los políticos aprovecharon la huida subrepticia, por verse solo y abandonado, de Alfonso XIII por Alicante, para tomar las riendas del Estado y proclamar pacíficamente la II República. Y si luego tuvimos un 18 de Julio de 1936 fue por los horrores que sucedieron después, y que José Pla relata amplia y documentadamente en el libro que hemos referenciado.

Del cual y para animar al lector a que lo busque y lo lea, editado en 1940 por Destino, nos hemos permitido incluir unos pequeños trozos a continuación, empezando por:

Crítica de Alcalá Zamora a la Constitución de la República

“La inspiró un espíritu sectario que quiso consolidar soluciones tendenciosas, imponiendo una fuerza parlamentaria pasajera y no representativa de la verdadera y total voluntad española. Es una Constitución que invita a la Guerra Civil desde el dogmatismo… se hubieran necesitado doscientos diputados de ideología conservadora para que hubiese una representación fiel de España.”

En la página 15 leemos: “Diez días después de la formación del Gobierno de Azaña, exactamente el 26 de Diciembre de 1931, explotó una bomba de gran potencia en un laboratorio anarquista clandestino, instalado en una casa de la calle Mallorca de Barcelona. En conexión con estos hechos en Valencia se produjeron choques gravísimos con la Policía… Fue descubierto un gran depósito de armas y municiones, 264 bombas, una cantidad imponente de otros pertrechos.”

Y en la página 16: “…el 31 de Diciembre se produjo la horripilante carnicería de Castilblanco, Badajoz. En este pueblo estalló un motín y cuatro Guardias Civiles fueron asesinados con una ferocidad indescriptible.” (No confundir con Casas Viejas, que fue un año después.)

Desde el 14 de Abril solo habían pasado ocho meses, y ya antes en Junio y Julio habían tenido lugar los primeros asaltos a Iglesias y Conventos. Por si parece poco, recordemos que el 23 de enero del 32 el presidente de la República, Alcalá Zamora, firma el decreto para disolver la Compañía de Jesús. Expulsando a los Jesuitas y confiscando sus bienes.

Niceto Alcalá-Zamora

Niceto Alcalá-Zamora

Por esas mismas fechas, el 23 de Enero, hay un estallido anarquista en la cuenca media y alta del Llobregat. Promovido por la FAI(Federación Anarquista Ibérica) en Manresa, Sallent, Cardona y Suria, numerosos grupos de individuos armados, integrados por los mineros de las minas de potasa y de carbón, pero dirigidos por agitadores profesionales al grito de “¡Viva la Revolución Social!”, se apoderaron de estas poblaciones después de sostener serios encontronazos con la Guardia Civil. Disponiendo ya del mando de estas poblaciones, lanzan órdenes de éste tipo: “Proclamada la Revolución Social en toda España, el Comité Ejecutivo pone en conocimiento del proletariado en general que aquel que esté en disconformidad con el programa que persigue nuestra ideología, será responsable de sus actos. Por el Comunismo Libertario. El Comité.”

Cinco años más tarde, el 18 de Julio, seguramente que se habían almacenado muchísimos más motivos. Que ahora, arteramente, pretenden que no han existido, y que solo la fuerza bruta actuó contra la II República, como una insana locura de los militares y una sed de venganza de los católicos.

Amigo lector, vuelvo a recomendarte el libro de José Plá, y luego si quieres seguimos estudiando el tema, para no dejar que intenten eliminar con mentiras los recuerdos del 18 de Julio. Que como Guerra Civil esperemos nunca más se repita, pero su ejemplo sirva para que se respete la verdad histórica.

DIONISIO PÉREZ-VILLAR

Related posts:

  1. La II República la trajo la Guardia Civil | DIONISIO PÉREZ-VILLAR
  2. La República nos costaría más, ahorramos con la Monarquía | DIONISIO PÉREZ-VILLAR
  3. Este 14 de julio por la Libertad en San Sebastián | DIONISIO PÉREZ-VILLAR
  4. No llores por mí, Argentina | DIONISIO PÉREZ-VILLAR
  5. El puente Aguirre | DIONISIO PÉREZ-VILLAR

Sobre el autor

DIONISIO PEREZ-VILLAR

ha escrito 114 artículos.

 

Escribe un comentario

En NUESTRA HORA queremos formar una comunidad de suscriptores como medio de apoyo económico al periódico y para poder garantizar un espacio de debate y participación en las condiciones adecuadas.

Por tal motivo, pretendemos restringir el anonimato en la participación, de modo que cada usuario suscriptor firme sus comentarios con nombre y apellido y los debates se produzcan entre personas que se hagan responsables de sus palabras en público.

Para ello, a la hora del registro es necesario introducir el nombre y los apellidos en su lugar correspondiente, a fin de que coincidan con el medio de pago elegido para abonar la suscripción (cuenta PayPal o tarjeta de crédito).

De este modo, nuestros suscriptores podrán realizar comentarios a la práctica totalidad de los contenidos del periódico, así como remitir cartas al editor de NUESTRA HORA.

El coste de la suscripción es de 50 euros anuales, aunque cabe la posibilidad de suscribirse mensualmente por 5 euros.

[En caso de dudas, consulte nuestras instrucciones para el proceso de registro.]

Copyright © 2014 Nuestra Hora. Todos los derechos reservados.
Desarrollado por rugenetworks.